Semana Santa

line

Lagrimas Pintados Rojos Jueves Santo.  Judas esta con los soldados Romanos en San Nicolas frente el Parque Guerrero.  El quiere denunciar Cristo asi es que lleva los soldados a la Santa Prisca donde el grita “El quien yo bese!” luego recibe su pago en la forma de una bolsa de monedas que suena arriba de su cabeza mientras Jesus se le bendan los soldados y le llevan preso amarrado con un lasso por el cuello mientras suena el agudo silbato de los militares rojos con sus cascos brillantes y dorados.  La escena cambia al ExConvento el la mañana del Sabado cuando examinan el cuerpo de Jesus bajo una pintura pintado por Victor Hugo Segura de los ladrones crucificados en un cielo muy nubloso. Musica original compuesto y presentado por Lady Master Marin and her daughters.

 

Roman Legionaires

Roman Soldiers

The Holy Corpse

 Santo Entierro; Cuerpo de Cristo en el Exconvento de San Bernardino Sabado


La Tradición de Semana Santa en Taxco

El inicio de esta tradición, debida a la gran religiosidad profesada por los habitantes de este pueblo minero, data, según los cronistas, de 1598, aunque en los archivos de la parroquia de Santa Prisca y San Sebastián se encuentran los registros de los primeros permisos otorgados por la Iglesia para celebrar una procesión del Cristo del Santo Entierro, en 1600. Esta celebración, que continúa hasta la fecha, se lleva a cabo, según lo marque el calendario católico, en el mes de marzo o abril, de acuerdo con el edicto del Concilio de Nicea, que en 325 estableció que la Pascua o Domingo de Resurrección se realizara el primer domingo que sigue a la luna llena que aparece después del equinoccio de primavera.

Desde 40 días previos a la Semana Mayor, se realizan ceremonias con motivo de los Seis Viernes de Cuaresma, correspondiendo a cada parroquia un día: el primer viernes a Tecalpulco; el segundo, a Acamixtla; el tercero a Tehuilotepec y Taxco el Viejo; el cuarto a La Veracruz; el quinto, se lleva a cabo en Atzala; y, el sexto, en Paintla.

piezas 26_10_06 022

 Uno de los atractivos turísticos más importantes que tiene el estado de Guerrero es la celebración de la Semana Santa en Taxco, ceremonia litúrgica conmovedora e impresionante, única en toda la República Mexicana. Parte fundamental en su desarrollo lo constituyen las dramáticas procesiones donde las imágenes religiosas son acompañadas, a lo largo de las empedradas calles de la ciudad, por cofradías de penitentes encapuchados, vestidos de negro y arrastrando cadenas que llevan sujetas a sus tobillos.

Carrying the Thorns2 Comienza con el domingo llamado de Carnaval, fiesta profana que representa el desenfreno y despedida de los placeres de la carne; antiguamente se celebraba con gran entusiasmo por los jóvenes, quienes se daban cita en el parque Guerrero o en el jardín Borda y, en medio de una lluvia de cascarones pintados de colores y rellenos de confeti, bailaban amenizados por alguna orquesta local, mientras los mayores descansaban en las bancas, gozando de aquel ambiente lleno de júbilo. El lunes y martes se prosigue con el festejo; antes, en algunas casas se organizaban bailes de disfraces y obsequiaban refrescos, sangría, pastelitos, rosquillas, soletas y la llamada “fruta de horno”. Este ambiente provinciano no ha sido reemplazado del todo, pues se sigue festejando en las calles y jardines del lugar, agregándose ahora los diferentes antros, bares, discotecas y restaurantes, para todos los gustos, y que son muy concurridos, tanto por los visitantes, como por los lugareños. El miércoles que sigue al Domingo de Carnaval es el de Ceniza, día en que propiamente inicia el tiempo cuaresmal. Los fieles locales acuden desde temprana hora a la iglesia, para que el sacerdote, con la ceniza de las reliquias quemadas, imponga el signo de la cruz en la frente y recuerde a cada persona el origen de nuestra humanidad: “polvo eres y en polvo te convertirás”. El precepto es que a partir de ese día y hasta terminar la cuaresma, los fieles deben abstenerse de comer carnes rojas, así como ayunar los miércoles y viernes de cada semana; esto último, así como evitar diversiones, visitas y ruidos en señal de respeto, que en tiempos pasados se cumplían rigurosamente, se ha perdido en aras de una sociedad cuyos valores están fincados en el consumismo y la diversión.

Fuente: Enciclopedia Guerrerense. Guerrero Cultural Siglo XXI, A.C